“The New Wave of Populism: Is History repeating?”.

Podcast del IESE.

2016-12-09-ricardo-calleja-podcast

El auge del populismo en el mundo occidental está provocando comparaciones con los hechos que ocurrieron en Europa en los comienzos del siglo XX. ¿En qué medida es ésto válido? ¿Y qué puede hacerse para abordar el populismo?

E: ¿Qué hay detrás del auge del populismo en occidente?

R: Por supuesto, no hay una sola causa para un fenómeno tan complejo como el populismo. Pero sí me gustaría señalar una cuestión, para la gente de negocios en particular, y es que pienso que nos estamos moviendo demasiado rápido. Y eso ha causado dos problemas: primero, nuestra incapacidad para ver llegar ésto, para percibir los síntomas. Pero a un nivel más profundo, nosotros hemos causado este malestar, esta incomodidad que vemos que está provocando el populismo, precisamente porque no hemos adaptado nuestros “tiempos” al ritmo de vida del resto de la gente, imponiéndoles los vertiginosos ritmos de la economía global. Así que cantaría, con Simon & Garfunkel “slow down, you move too fast! (frena, que vas demasiado rápido)”.

E: ¿Y qué se puede hacer para abordar el populismo?

R: Pienso que hay dos cosas que son ciertas: la primera es que la historia no se repite a sí misma, y la segunda es que, en cualquier caso, necesitamos aprender de la historia. Y pienso que nos ha faltado esta apreciación de la historia porque nos hemos sumergido en esta lógica, en este mito diría yo, del fin de la historia: nada realmente nuevo va a llegar, porque hemos alcanzado la situación definitiva de la humanidad con democracias liberales y economías capitalistas expandiéndose por todo el mundo. Y esa falta de sensibilidad histórica creo que es parte del problema, parte de ese “moverse demasiado rápido” que mencioné antes.

E: ¿Cómo pueden las empresas, los líderes empresariales y los políticos reconectar con la gente?

R: La nueva ola de populismo se ha caracterizado como anti-elitista, y pienso que la salida de esta crisis pasa precisamente por restaurar la confianza en las élites. No negando que existen, sino recuperando la confianza en ellas. Ante todo, obviamente necesitamos élites dignas de confianza, pero incluso si las tuviéramos, también necesitaríamos acciones audaces, simbólicas que puedan darle un giro al relato y recuperar la confianza de la gente “normal”. Pienso que esto se aproxima mucho a lo que los griegos llamaban aristocracia, el gobierno de los virtuosos; una clase gobernante que realmente se preocupa del bien común. Creo que necesitamos ésto pero también que la clase dirigente muestre esa preocupación. Puede que suene un poco populista, y pienso que lo es, pero también creo que lo vamos a necesitar.

Si quieres escuchar la entrevista, pulsa aquí

Ricardo Calleja es Lecturer de Ethics en IESE.

Cofundador de Principios. @ricardocrc 

 

Pin It on Pinterest

Shares